31
Dec

En un restaurante estaban un

En un restaurante estaban un tipo, su esposa y un pingüino. Se acerca un mesero y pregunta:

¿Puedo tomar su orden caballero?

“Mire, a mí deme un filete, a la señora otro y al pingüino quinientos”.

Muy bien, señor. ¿Y de tomar?

Para mí una cerveza, a la señora otra y al pingüino mil.

¿De postre?

Para mí una rebanada de pastel, otra para mi esposa y al pingüino 200 plátanos.

Muy bien, señor.

Al momento de entregar la cuenta, intrigado, el mesero se dirige al comensal:

“Señor, ¿le puedo hacer una pregunta?”

“Sí”.

“¿Por qué tiene un pingüino?”

“Pues, mire, yo me encontré una lampara mágica; cuando la froté salió un genio que me concedió tres deseos: primero le pedí tener mucho dinero, ya ve usted que hasta en efectivo le pagué”.

“Es cierto. Oiga, ¿y el segundo cuál fue?”

“El segundo fue tener una esposa muy bonita y de buen cuerpo. Ya lo ve usted (dirige la mirada hacia su esposa).”

“Tiene razón, ¿y el tercer deseo?”

“Ése fue mi error, yo pedí tener un pajarote muy grande e insaciable, y ya ve usted, me mandó a este pinche pingüino”.

Most viewed Jokes (20)