10
Apr

En una Iglesia de un

En una Iglesia de un pueblo están haciendo una obra y uno de los albañiles observa que cuando van las muchachas a confesarse siempre llegan llorando y el cura las acompaña agarrándolas de la mano hasta la sacristía. Pasado algunos minutos el cura abre la puerta y la muchacha que antes había entrado llorando ahora sale totalmente transformada con una sonrisa de oreja a oreja.

El albañil, muy extrañado, le pregunta al cura: ¿qué es lo que le hace usted a las muchachas que entran tan tristes y llorosas y salen tan alegres y sonrientes?

Y el cura le contesta: Les pongo una inyección de fe.

El albañil le responde: Pues ciérrese la bragueta que todavía lleva la jeringuilla fuera y goteando.

Most viewed Jokes (20)