14
Jun

En una llanura sin espesura

En una llanura sin espesura surgen tres personajes que son: el diablo, el arcángel San Miguel, y un viejo pastor:

Sale el diablo padrotamente vestido de rojo, diciendo:

Yo por estos montes diviso gente acostada. ¿Quién hijos de la chingada habitáis en estos montes?

Un viejo pastor al escucharlo, le contesta:

Yo soy el viejo pastor, que las montañas albergan y no me importa que seas el diablo: a mí me pelas la verga.

El diablo, enojado, responde:

¡Cállese, escuincle gritón, no le hable así a su padre! ¡Quítese lo valentón, y váyase a chingar a su madre!

Contesta el viejo pastor:

En verdad que eres infante y no le temo al fuerte rojo. No me importa que seas el diablo: ¡Yo a los diablos me los cojo!

El diablo enfurecido se abalanza para agarrarlo a punta de chingadazos cuando, de repente, surge (¿quién, si no?) ¡El arcángel San Miguel!

¡Detente Satán maldito! ¡No abuses de tu poder! Que si a este pendejo quieres joder, ¡a mí me pelas el pito!

El diablo queda perplejo con la aparición y se dice para si:

Este pinche pastor me apantalla y hasta me hace ver visiones. Le voy a poner en su madre y a bajarle los calzones.

A lo que el arcángel San Miguel contesta:

¡Ninguna visión, cabrón, del meritito cielo vengo, y con esta verga que tengo, te voy a dejar panzón!

Los dos se enfrentan en cruenta batalla, donde surgen cocolazos, fregadazos y guamazos. Al final, el diablo todo madreado, le dice al arcángel:

¡Venciste, Miguel, venciste! Guarda ya tu larga espada; ahora sé que me venciste y me voy a la chingada.

Entre porras y rechiflas se cierra el telón. Si esta obra te gustó, ríete no seas cabrón. Y si después de la oída no te gustó la puntada… como dice San Miguel:

¡Vete mucho a la chingada!

Most viewed Jokes (20)