13
Apr

Era un indito que venda

Era un indito que vendía legunbres en el mercado, pero cada mañana que llegaba tenía que pasar por doinde el carnicero el cual al verlo le gritaba:

¡Qué bonitas nalgas tienes cabrón!

Y el indito lo único que atinaba a hacer era apresurar el paso. Esto era todos los días hasta que otro carnicero le dijo:

Cada que te diga que bonitas nalgas tienes tu le dices me das miedo buey, y verás como te deja de molestar.

Al día siguiente va el indito a trabajar y al pasar frente a la carnicería escucha el ya típico:

¡Qué bonitas nalgas tienes cabrón!

Y recordando el consejo de su amigo este le contesta:

¡Me asusta usté siñor!

Most viewed Jokes (20)