15
May

Juan Ignacio, te olvidaste otra

Juan Ignacio, ¡te olvidaste otra vez!

¿De qué, Mónica?

¡Hoy cumplimos 20 años de casados!

Pe… Pe… Pero, ¿cómo me voy a olvidar de eso?

Quiero que me lleves a cenar, a ver un buen espectaculo y a bailar.

Justamente eso era lo que tenía planeado.

Bueno, quiero que me lleves al Solid Gold.

¿Queeeeeeeeeee? ¿Estás loca? Eso es un antro!

¡Quiero que me lleves ahí! Y punto.

Y fueron… Apenas llegaron, el güey que estacionaba los autos, dijo:

Buenas, ¿Cómo le va caballero? Qué bueno verlo otra vez.

La mujer salta sorprendida:

¿Qué dice éste? Dijo que qué bueno verte otra vez. ¿Has venido?

¿Yo? ¿Pero estás loca? A este pinche antro… Le dicen a todos lo mismo. Estos lugares son así.

Aparece el portero: Senor López… un gusto.

Te dijo senor López… te conoce.

Ehhh, y cómo no me va a conocer si este tipo trabaja en el edificio de mi oficina. Es el electricista del edificio.

Los recibe Jerome: Monsieur López, la mejor mesa como siempre, verdad.

¿Este francés también es electricista en tu oficina?, te voy a matar!

No… ehh… no… este francés me conoce porque es el que me vendió los pasajes de Air France para ir con tu mamá.

Me estás…

En ese momento aparece la vendedora de cigarrillos: Cachiitttoooooo! ¿Te doy tu habanito? La cigarrera se pone el habano entre las tetotas: ¡Méteme la manita, cachito, y saca tu habanito!

Mónica está a punto de matarlo. En ese momento se apagan las luces y empieza el espectáculo. Aparece una mujer super sensacional que empieza a hacer un strip-tease espeluznante. Cuando se queda solamente con la tanguita se acerca a la mesa y, muy mimosa, pregunta a toda la concurrencia:

Y ahora, ¿quién me va a sacar la tanguita?

Todos los presentes gritan a coro: Se ve, se siente, Juan Ignacio con los dientes! Se ve, se siente, Juan Ignacio con los dientes!!!

Mónica no aguanta más y sale corriendo. Se mete en un taxi, Juan Ignacio la sigue y sube al mismo taxi. La mujer empieza a pegarle y quiere arrojarlo fuera.

Eres el más grande hijo de puta de toda la historia.

Mónica se saca un zapato y empieza a pegarle en la cabeza y a gritarle groserías histérica.

En ese momento el taxista se da vuelta y dice:

¡Mire que hemos llevado pinches locas Don Juan Ignacio, pero como esta cabrona ninguna!

Most viewed Jokes (20)