06
Sep

Un da, en un restaurante,

Un día, en un restaurante, una señora empezó a gritar de repente:

¡Auxilio…! ¡Mi hijo se ahoga…! ¡Se tragó una moneda y no puede respirar…!

Un fulano se levanta de su mesa, agarra al chiquillo de los güevos y les da un fuerte apretón. El chiquillo escupe inmediatamente la moneda.

El fulano regresa a su mesa y se sienta como si nada hubiera sucedido.

La mamá del niño, agradecida, se acerca a él y le dice:

¡Mil gracias señor, qué método tan efectivo…! ¿Es usted médico o trabaja en la Cruz Roja?

No, responde el hombre, Soy auditor de Hacienda. (Oficina de Recaudación de Impuestos)

Most viewed Jokes (20)