09
Jul

En cuanto la despidieron, la

En cuanto la despidieron, la sirvienta tomó unas mondedas de su bolso y las arrojó a Hitler, el perro de la familia. Cuando su ex-patrón le preguntó por qué hacía eso, ella le contestó:

Yo nunca me olvido de un amigo. ¡Esto fue por ayudarme a limpiar los platos todos los días!

Most viewed Jokes (20)