03
Jan

En el convento del pueblo

En el convento del pueblo estaba como interna una monjita que era demasiado grosera; siempre que estaban platicando con sus compañeras de cualquier cosa ella decia muchas groserías. Las demás ya estaban cansadas de ella y en una platica que tuvieron llegaron a la conclusión de que cuando la monja grosera dijera una de sus groserías la dejarían sola en el lugar en que estuvieran.

En una ocasión estaban platicando de la guerra y sus consecuencias, y una de ellas dijo:

Si yo pudiera mandaría un camión lleno de alimentos para toda esa pobre gente que no tiene que comer.

Otra dijo:

Si yo pudiera mandaría un camión lleno de medicinas para los pobres enfermos.

Y en eso dice la monja grosera:

Si yo pudiera mandaría un camión lleno de putas para todos esos cabrones.

Y de repente todas las monjas se paran de sus lugares y se dirigen a la puerta y la monja grosera les dice:

¡ESPERENSE, PENDEJAS TODAVIA NO LLEGA EL CAMION!

Most viewed Jokes (20)