14
Jul

Un da, en la selva,

Un día, en la selva, un chango estaba pasándola de poca madre cuando, repentinamente, empieza a llover. Desesperado porque se está mojando, el simio se acerca a la casa del pajarito, toca a la puerta y le pide que lo deje entrar para no mojarse; el pajarraco responde con un no rotundo.

Pasan los minutos y la lluvia se pone aún más fuerte, así que el chango, imaginando que la avecilla cambio de opinión, se acerca otra vez y le ruega que lo deje entrar. En un tono más firme, el avechucho responde que no.

Vuelve a pasar otro rato y, para ese momento, la lluvia se convierte en diluvio. El pobre mono, empapado completamente, se vuelve a acercar a la casa del ave para suplicarle que lo deje entrar porque está escurriendo.

Con un tono aun más firme que las dos veces anteriores, el méndigo pajarito vuelve a responder que no.

La moraleja de esta historia es la siguiente:

Entre más mojado esté el chango, más firme se pone el pajarito.

Most viewed Jokes (20)